lunes, 17 de enero de 2011

EL PAPA: NO ESTABA MUERTO, ESTABA DE PAPARRANDA

La existencia de vida tras la muerte ha sido una de las grandes y absurdas incógnitas de la humanidad a lo largo de toda su historia y transcurridos miles y miles de años, en la era de la tecnología seguimos dándole bombo a cuestiones religiosas y de fe como si de algo serio se tratase. Entiendo que el ser humano, consciente de su efímero e irrelevante paso por el mundo, tema dejar de existir sin más repercusión que la escasa memoria que albergan sus allegados más queridos, y que la huella que deje en el mundo se vuele con las primeras brisas del verano.


La humanidad se ha agarrado tradicionalmente a una cuestión tan inconsistente como la fe, que se ha ido desgastando como un neumático a la vez que descubría el fuego, que las inclemencias del tiempo no las mandaba ningún ser superior (Florentino Pérez incluído) y que no se cumplían las jeroglíficas profecías de Nostradamus. Y, ¿por qué se ha agarrado a la fe? Porque tiene miedo al inexorable final que nos aguarda.


Como somos asi por naturaleza, ese miedo ha sido utilizado por unos pocos para controlar la moral de una sociedad que por propia naturaleza no tiene moral o la tiene muy desgastada, todo ello para forrarse de manera inmoral. Y porque cada vez existen menos signos divinos, la iglesia, en este caso católica, saca de vez en cuando, como si de una empresa se tratara, algo que tenga que ver con la parte abstracta de la fe. Esta vez le ha tocado: canonización de Juan Pablo II.


Pues sí, al parecer Juan Pablo II ha hecho milagros al más puro estilo Jesús de Nazaret con lo de los panes y los peces. Os adjunto un enlace de un blog cristiano donde se mencionan los méritos de Karol Wojtyla. http://webcatolicodejavier.org/curacionesjpii.html


Pero, ¿cuáles son los méritos de los sanados para ser los elegidos? ¿Es casualidad que todos los que dicen que son sanados sean creyentes incondicionales e incluso pertenezcan a la secta? ¿Qué opinan los médicos que trataban a estos supuestos enfermos? ¿Su labor no cuenta? ¿Creéis que los medios de comunicación serios no nos habrían pegado la barrila con algo tan mediático como un milagro? ¿Por qué los milagros se hacen a personas individuales y no, por ejemplo, sobre un volcán en erupción, unas riadas apocalípticas o la desaparición inminente de los casquetes polares (porque los otros casquetes desaparecieron hace tiempo)?


Que poca visión comercial tiene dios; para captar adeptos y seguidores debería poner su mirada en agnósticos y ateos como hizo con Pablo de Tarso, o ¿es que dios no quiere a seguidores de otras deidades? Pero esta es la historia de los milagros, los únicos testigos son pastorcillos ignorantes en mitad del campo, fieles fanáticos de esa fe, o miembros de la secta en cuestión.

La coña marinera no es hacer que piticlin ande o fulanito recupere el habla sino que el autor del milagro esté muerto y bien enterrado, los objetos del milagro aseguran que con solo la oración, una foto, o imagen televisiva de Juan Pablo II fue suficiente para su mejoría o cura. Ya no solo es en España donde no dejamos descansar a los muertos, véase Carmina Ordoñez, Franco o Encarna Sánchez, sino que en el resto de Europa también se utiliza la memoria y el tirón mediático de ciertos personajes finados para atraer la atención o beneficiarse de alguna manera. 

Una institución como la iglesia católica que, aún dando risa en todo su conjunto, ha conseguido ser considerada como estado independiente tratando a su Papa como si de Obama se tratase, debería ser más seria antes de dar credibilidad a semejantes patrañas milagrosas pero el negocio es el negocio y si no le dan importancia a hechos como estos acabarían en el más absoluto de los olvidos que casualmente es lo que más temen sus fieles más incondicionales.

4 comentarios:

  1. Tócate los huevos. Juampa hizo un milagro estando ya muerto y con la monja fruto del milagro estando de vacaciones.

    "Rezaron incansablemente, hasta que llegó la noticia de la curación. Yo estaba de vacaciones en aquellos días. El 26 de mayo, concluido el tiempo de descanso, volví a la comunidad, totalmente exhausta a causa de la enfermedad".

    ResponderEliminar
  2. Ese blog de la monja y los otros es una risa, ayer Ele y yo nos moríamos de la risa.

    ResponderEliminar
  3. Ya os vale con ese tipo de comentarios, lo fácil es meterse con la Iglesia, eh, encima de lo que han hecho Juan Pablo II y Benedicto XVI por nosotros, que han eliminado el Purgatorio, para que no suframos allí por la eternidad.

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Papa/concluye/reforma/eternidad/elpepisoc/20110116elpepisoc_1/Tes

    Desagradecidos.

    ResponderEliminar
  4. Como dice un amigo: Me corro en Dios!!

    ResponderEliminar