miércoles, 23 de mayo de 2012

CREYENTES VOCACIONALES ¿DÓNDE?

Mucho tiempo ha pasado desde mi última entrada no política en el blog y mira que hay mil y un motivos para escupir las más soeces gañanadas que pienso sobre la gente que manda y desgobierna España que son, básicamente, los famosos y malditos mercados, Rajoy y su tropa, Merkel, los banqueros...

Para ser original recurriré a un tema de "rabiosa actualidad", la semana santa. Sí amigos, esas fechas son otro rancio y caduco "revival" de la muerte de un personaje de hace 2000 años al cual se le asignó el honor de ser el presunto hijo de un dios que solo han visto pastores en parajes muy, muy lejanos.
Es difícil de asimilar para alguien como yo cómo la remota posibilidad de una supuesta vida mejor más allá de la muerte hace que millones de personas acepten de manera enfervorizada la existencia de un ente invisible y todopoderoso que jamás se ha manifestado para bien o para mal.

No entiendo cómo muchas personas lloran cuando ven pasar la imagen de un muñeco de estética renacentista sobre los hombros de otros fervientes creyentes. Un ingenuo se podría preguntar que si esas plañideras/os lloran con esa imagen, ¿qué podría pasar tras el visionado de cualquier telediario?

Todo el mundo teme la muerte, unos en mayor medida que otros, pero lo desconocido nos aterra y por eso a lo largo de los años ese miedo ha sido el mejor aliado de la religión, ¿qué pasaría si la gente no temiera su destino o no tuviera dudas acerca de la no existencia de un más allá? Sospecho que mucha gente modera o modifica su comportamiento gracias al temor a dios o al demonio o vete a saber que tipo de estupideces religiosas y no por convicciones morales de otro tipo, sospecho que los creyentes que son buena gente lo son  por obligación y no por vocación. No vamos a negar ahora que el mundo está lleno de hijos de puta en una proporción de una persona buena entre 100 (cálculo estimado estando hoy muy optimista)...

En definitiva, esto es una muestra más de que la sociedad está más que podrida. Qué vamos al hoyo como país y no al hoyo económico sino al hoyo de una moral individual y no colectiva, y que viendo la cantidad de hijos de puta que existen en el territorio, nos lo merecemos y mucho.

Que pase pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario